Sobre la problemática de las universidades públicas nacionales. Belén Sotelo –

(Hilo de @maribelensotelo – Docente UBA, politóloga https://twitter.com/maribelensotelo/status/1032722405423304705Ahora que lxs esbirrxs de Marquitos Peña salieron a tratar de desactivar la instalación del conflicto universitario con datos maliciosos, me tomé unos minutos para armar este hilo:

La LES (Ley de Educación Superior) de 1995 fue resistida por toda la comunidad universitaria. Citarla como fuente de autoridad no suma mucho porque la norma, aunque legal, no es legítima. Por eso en la práctica algunos artículos carecen de efecto, como el que habilita el arancelamiento del grado.

Otro artículo discutido es el que asigna la responsabilidad patronal a las universidades. Esto en parte es así, porque la contratación depende de las UUNN aún antes de la LES pero gracias a la fuerza de la unidad de los trabajadorxs docentes logramos mantener la negociación salarial centralizada en el ámbito del ministerio de educación. ¿Por qué? Porque así logramos afianzar el principio básico de igual remuneración por igual trabajo, lo que hace que un docente en Jujuy cobre lo mismo que un docente en la UBA. 

Si negociamos descentralizadamente, los salarios se dispersan y quienes tienen menos fuerza para negociar o menos recursos sus universidades, pierden.

La LES obliga al Estado Nacional a financiar a las UUNN, al igual que las declaraciones de la CRES 2008 y 2018 que consagran a la Educación Superior como un bien público y social, un derecho humano universal y un deber del Estado.

La LES habilita a las UUNN a financiarse a través de recursos propios y el arancelamiento de los posgrados ha sido y es una de las formas en que se produce la mercantilización de la educación superior que denunciamos.
Por eso hasta 2015 veníamos avanzando en la gratuidad de los posgrados para lxs docentxs, ya que sino somos uno de los pocos –¿o el único?- sector de trabajadores obligado a pagar por las calificaciones requeridas para prestar servicio.

Yendo al presupuesto. La inversión en las UUNN que creció sostenidamente en la década anterior (de 0.56% en 2006 a 0.87% en 2015) disminuyó a 0.81% en 2016 y 0.77% en 2017. Datos de Min. de Hacienda. O sea que en 2 años de Cambiemos, la inversión se achicó en términos reales.

En lo que va del año, el presupuesto fue recortado en $1.056,4 millones. Eso afecta especialmente a las áreas de Proyectos Especiales (-90,9%); Infraestructura (-40,3%); Conducción, apoyo a las políticas de ES (-31,2%) y Fomento a la investigación de los doc. univ. (-3,7%). El nivel de ejecución al 30/06/18 fue más bajo que el alcanzado en los últimos 3 años, producto de la reducción del crédito y la subejecución presupuestaria. Si en las últimas semanas se agilizaron algunas transferencias, fue gracias a la presión y denuncia de la comunidad univ.
Yendo al salario docente universitario. Luego de la crisis 2001/2002, cuando el salario cayó 30% hasta 2003, se inició un proceso de marcada recuperación del salario docente universitario.

El 1er objetivo consistió en mejorar los salarios más bajos. En una 2da etapa lo que se buscó fue recuperar las diferencias en el nomenclador (la proporción entre cargos). Este fuerte incremento tuvo su máximo nivel entre 2009 y 2012, años en los que la mejora alcanzó el 82% para el adjunto con dedicación exclusiva, 120% para el ayudante con dedicación semi y 195% al simple, entre 2003 y 2012.

Luego de dicho año, se estancaron las mejoras y los salarios descendieron en los años 2014 y 2016 (con las devaluaciones, la 1ra forzada por el mercado, la 2da intencionada por el gobierno).
La caída del 2016 fue mayor a la de años previos y eso generó que la leve mejora de 2017 fijara un salario entre 5% y 6% por debajo de los niveles de 2015.

Estando en agosto de 2018, aún no hemos logrado cerrar un acuerdo salarial porque el gob. insiste en el 15% en cuotas, sin gatillo y con inflación proyectada en más de 32%. Otro tema es la estructura de dedicaciones, que es un problema que siempre denunciamos. Casi el 70% de los cargos son simples, sólo 1 de cada 10 es exclusivo (Datos SPU 2013, último anuario publicado)

Para ese mismo año sólo 4786 docentes eran titulares exclusivos, sobre un total de casi 170 mil, con antigüedad promedio de 21 años. Esto es el 2,82% del personal docente, que percibe un salario de $52 mil, sin descuento de ganancias. Está mal que un docente gane un sueldo digno? El salario neto de un Ayte. 1ra simple, la mayoría de lxs que estamxs frente a prácticos, no supera los $5500. El cargo testigo –Ayte. Semi- que se toma como promedio del sistema, $11mil. Está bien que un docente no pueda vivir de su trabajo?

Todo esto lo venimos denunciando desde que asumió Cambiemos en sucesivos informes basados en datos de Min. de Hacienda que pueden consultarse acá: http://iec.conadu.org.ar/areas-de-trabajo/presupuesto-y-financiamiento-universitario_5

Una última puntada a este largo hilo: durante los gobiernos kirchneristas, se aumentaron los recursos, las becas, se crearon 16 nuevas universidades, se repatriaron científicxs, se aumentaron los ingresos a Conicet, se firmó el CCT de docentes universitarixs y mucho más.

No hay mejor forma de honrar el legado reformista que haciéndolo realidad efectiva y eso fue lo que las políticas públicas de 2003 a 2015 buscaron concretar. En cambio el gobierno del presidente que se escandalizaba de que haya universidades por todos lados, del ministro que quería emprender una nueva campaña del desierto y de la gobernadora a la que le resulta impensable que los pobres puedan ir a la universidad, sólo entiende de ajuste y precarización. Por eso estamos de paro, por eso marchamos el 30 de agosto.

Post Author: mauricioalvez

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *