LA IDENTIDAD DIGITAL DEL SUJETO POLÍTICO #NETIQUETAPOLÍTICA

Por Mar Castro para Revista Quántica. http://quantica.pe/la-identidad-digital-del-sujeto-politico-netiquetapolitica/ 

La identidad digital del (candidato) político es la representación digital del
dirigente. Se construye con la huella digital -la información disponible sobre su persona en la Red -, con la reputación digital -las percepciones que esa información genera en terceros: simpatizantes, votantes, ciudadanos
anónimos, etcétera- y con la visibilidad que ofrecen los motores de búsqueda – Google, Yahoo, Bing, etcétera-.
La huella digital adopta el formato de sombra del sujeto político; una señal
intensa que lo acompaña en su presente y se refleja en el futuro. Hacer bromas de mal gusto, crueles o sexistas; dedicar insultos a votantes, colegas o contrincantes; o, entre otros pronunciar frases ofensivas, humillantes o
intolerantes apartan a los (candidatos) políticos de su carrera profesional, con independencia del momento en que realizan las injustificables declaraciones.

En las redes se publican contenidos -en forma de comentarios, imágenes,
infografías, videos, etcétera- que perviven a lo largo de los años y son
accesibles para todos aquellos ciudadanos que quieran conocer los
pensamientos, pensamientos y personalidad de los sujetos políticos a los que siguen, con la intención de votar sus candidaturas. Los contenidos son, además, una poderosa herramienta electoral utilizada para lograr el desprestigio del adversario, a través de la publicación de palabras y
frases contextualizadas o descontextualizadas, y conseguir su eliminación en el camino hacia el poder. ¿Todo vale con tal de ganar?

El rastro que los usuarios dejan en la Red, en forma de datos que aportan
diversa y variada información, ayuda a detectar preocupaciones profundas y necesidades latentes de los ciudadanos, que demandan soluciones precisas a la vez que fortalece los apoyos políticos. A la velocidad, transparencia y colaboración que caracterizan a las comunidades de usuarios digitales se suma la conciencia social como premisa que sustenta la forma de actuación del dirigente. El líder político debe transmitir
seguridad, confianza y respeto.

Las redes sociales son escenarios de socialización, espacios de generación de conversaciones y entornos de gestión de marcas personales. ¿Con quién se debe relacionar el dirigente? El objetivo es emitir mensajes coherentes con la esencia del (candidato) político, convincentes e inteligibles y que conecten con los públicos a los que se dirige. Unos públicos que disponen de credibilidad y alcance merced a las comunidades de internautas.

El sujeto político debe seguir un plan estratégico de presencia y participación en las redes sociales, centrada en la gestión de relaciones mediante el mantenimiento de conversaciones cercanas en las que trasladar sus valores e interactuar con los grupos de interés. Qué se quiere comunicar en la Red, quién es el público destinatario, qué mensaje se le quiere presentar, qué canales emplear –redes sociales, blog, correo electrónico, etcétera- y cómo gestionar la presencia en la Red –exclusiva, compartida o integral del equipo de comunicación- son cuestiones fundamentales a tener en cuenta para moverse con seguridad y confianza por las comunidades de usuarios y generar percepciones positivas en los ciudadanos.

Poner el foco en las personas; conversar, en lugar de informar; adaptarse al
canal en el que se produce la comunicación; utilizar un tono cercano; y, mostrar coherencia entre la comunicación online y la offline son claves en la gestión de la identidad digital del sujeto político.

Post Author: mauricioalvez

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *