Botón Antipánico. Para reflexionar y reformular

Gran hilo sobre las limitaciones del botón antipánico ante violencia de género. Como mínimo: conocerlas para pensar formas de reformulación de políticas públicas. (Juli Strada)

Tras encontrar el cuerpo sin vida de Carla Soggiu, la mujer que se encontraba desaparecida luego de haber activado dos veces el botón antipánico y cuyo último contacto con el centro de monitoreo fue “tengo la cara tapada” de acuerdo a los trascendidos periodísticos, la abogada Marina Benítez Demtschenko (@marbendem)  especialista en Derecho Informático con Perspectiva de Género y Presidenta de la Fundación Activismo Feminista Digital () dedicó el siguiente hilo en Twitter:

No saben lo DESESPERANTE que es reaccionar a tiempo para usar el botón antipánico. No todos tienen geolocalización. Algunos, como el que me dieron a mi, te piden enviar texto con la dirección exacta donde estás y la razón del auxilio pedido. Para ese entonces, ya no sirve…

Yo tuve suerte en las 4 veces que lo activé, contra mi agresor con 9 causas por violencia de género (Sebastián Horacio Masi), porque lo vi venir de frente y en tres ocasiones yo estaba adentro de mi auto, el que conoce perfectamente y venía siguiendo. (Sigue)

En las 4 ocasiones, tuve tiempo de llamar al 911 también. Lo hice para asegurarme que viniera la policía porque los botones antipánico en Provincia de Buenos Aires no te confirman que hayan efectivamente recibido el pedido de auxilio. +

Tenes una opción para activarlo mediante llamada por teléfono (No texto como el que viene por defecto). Pero nadie te atiende, solo les salta el aviso para ir a tu domicilio, el que vos denuncias cuando el juez ordena que te den el botón por seguridad. +

Por ende si vos en la desesperación, llamas por teléfono en vez de mandar un texto, el móvil policial va a ir a tu domicilio. Si estás en la calle no sirve de nada. Tampoco se puede contar con este sistema si estas sin señal, o sin crédito. +

Las mujeres que vivimos amenazadas de vida por un agresor, a veces contamos solo con SEGUNDOS para pedir auxilio. Tienen que mejorar este sistema. No sirve. Y con el presupuesto pobrísimo para políticas públicas contra la violencia hacia las mujeres que este país destina, +

+ no hay forma que se implementen tecnologías de avanzada ni todo lo que la mayoría propone. El botón antipánico solo sirve eventualmente, para acreditar el momento LÍMITE con riesgo de vida que enfrentamos cuando lo activamos. Lo que termina siendo más usual que lo que se cree

Nunca me voy a olvidar la pantalla de esa computadora cuando fui a tramitar el mío. Un empleado visualizando cada alerta por activación de botón. No se pueden imaginar lo que era eso en tiempo real. Y solo en La Plata, Berisso y Ensenada. “No damos a basto”, me dijo.

Además, las que tenemos botón antipánico, cada 6 meses tenemos que ir a renovarlo. “Algunas no vienen más, y nos preguntamos… estarán vivas?” Eso me contaba. Le agradecí el dato y me quedé con esta frase… porque es cierto: quizás muchas mujeres ya no estén.

Hay dos empleados en la oficina. Que se alternan para atender a las que vamos a tramitar el botón antipánico. Dos varones. Son cordiales y respetuosos. Los dos te enseñan cómo usarlo. Cuando me dijeron que era por TEXTO, mi reacción fue inmediata y concluyeron: “es lo que hay”

Yo acá estoy contando mi experiencia en el uso de botón antipánico. Que solo motivó 4 expedientes por desobediencia judicial (que es delito) de Masi, mi agresor. Ninguno de esos expedientes tuvo sentencia contra él.+

Masi sigue transitando libre en La Plata y yo, con el teléfono siempre en mano. Esperando tener una reacción lúcida, clara, firme y determinada para mandar el texto de auxilio si llego a verlo nuevamente viniendo hacia mi.

Muchas son las que no llegaron a activarlo. O las que lo activaron y esperaron un auxilio que nunca llegó. O que llegó tarde. El botón antipánico tiene que tener una tecnología en que a las victimas no se nos pidan artimañas que en segundos, no podemos lograr.

Este “marcado rápido”que te sugieren es (ver anterior tuit) para mandarte patrullero a tu domicilio. Yo estaba en la zona de mi trabajo. Este mensaje fue mi anteúltimo uso del botón antipánico. Así tenemos que hacer, mientras las manos te tiemblan y se entrecorta la respiración

La única política pública eficiente contra la violencia hacia las mujeres, es la detención inmediata del agresor, el brevísimo proceso judicial y la cárcel efectiva. Cualquier otra cosa que se quiera implementar, es estirar el tiempo y favorecerlo al violento. Punto final.

Frente a las preguntas: Una medida cautelar es una orden judicial PROVISORIA para evitar que se lesionen derechos o se continúen lesionando (si ya están en juego), de quien la pide. Se ordena cuando el juez o la jueza entienden que están cumplidos tres requisitos >

– verosimilitud del derecho (que el derecho que se invoca, exista efectivamente) – Peligro en la demora (que no pueda irse por otra vía judicial más extendida en el tiempo = mayor lesión al derecho) – contracautela (la versión de quien la pide debe asegurarse de ser verdad)

LO GRAVE es SABER que cuando una mujer DENUNCIA violencia doméstica o cualquiera otra de las previstas por la ley integral de protección a las mujeres (Ley N’ 26485) Y NO “LE DAN LA MEDIDA” es porque la Justicia entendió que NO CUMPLÍA CON ALGUNO DE ESOS REQUISITOS.

El botón antipánico es una medida cautelar. También la exclusión del hogar del violento; la prohibición de acercamiento (comúnmente llamada “la perimetral”); hay varias medidas cautelares. Todas están instituidas en la ley para proteger derechos en riesgo. Si no te la dan >

Es porque creen que NO ES NECESARIO EN EL CASO RECURRIR A ELLAS! Y si te otorgan alguna y el violento las infringe, es DESOBEDIENCIA JUDICIAL y está comentiendo un DELITO! (Art. 239 Código Penal Argentino)

CONOCER NUESTROS DERECHOS ES FUNDAMENTAL. Las mujeres tenemos un acceso a la Justicia muy limitado. Y cuando logramos acceder, tenemos la barrera del destrato y el desconocimiento. Esto es todo lo que se tiene que romper. Exigir un sistema RECEPTIVO E INSTRUCTOR, primero.Conocer nuestros derechos no es saber todas las leyes, sino ser conscientes que una vida libre de violencia machista es un derecho crucial para autorrealizarnos con dignidad. Nunca quedarse con que “es la vida que nos tocó”. Desafiar al sistema empieza también por ahí.

Acá la cara de mi agresor. Ni está detenido, ni nunca lo estuvo. A pesar de ya transitar casi 5 años de desgaste ante la Justicia de La Plata (Fiscal: Alvaro Garganta – Ufi 11) Estoy esperando que eleven de una vez por todas, la causa a juicio oral

Hilo original en https://twitter.com/marbendem/status/1086762032639238145

Más sobre la Fundación Activismo Feminista Digital https://activismofeministadigital.org/

.
¿Por qué tardaron 4 días en geolocalizar la última activación del botón de pánico de Carla…? Nota relacionada en El Disenso, del mes de mayo de 2017, titulada Macri le pagará 593 millones a Montoto para monitorear agresores y víctimas de género Macri le pagará 593 millones a Montoto para monitorear agresores y víctimas de género

Print Friendly, PDF & Email

Post Author: mauricioalvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...