CIENCIA Y MATE EN CASA

Ahora que no podemos compartir el mate, es buen momento para recordar que entre la yerba y la bombilla hay mucha ciencia para reflexionar. Acá vamos… con más ciencia en casa.

Diego Golombek

Por Diego Golombek en https://twitter.com/DiegoGolombek/status/1242115304370638855

Yasí, diosa guaraní de la luna, andaba de correrías junto con Arai, una nube compinche. Premiaron a una familia con una semilla divina que se convirtió en la yerba mate, representada por una hermosa doncella que se puede ver de vez en cuando entre los yerbales paraguayos.

Hay reportes de que la yerba mate tiene propiedades de antioxidante, disminución del coleste-rol, energizante, rejuvenecimiento (?), diurético, lipolítico, inmunoestimulante, tónico y siguen las firmas… ¿No será mucho, cebador? (imagen de locosxelmate)

Algo hay, sí: 50 g de yerba mate satisfacen el 52,8% de los requerimientos diarios de magnesio y el 27,3% de los requerimientos diarios de potasio, además de que tienen unas cuantas proteínas y aminoácidos que vienen por la bombilla.

El color de la infusión procede, como en el té, de la presencia de taninos. La planta de yerba mate es salvaje, y si bien se la cultiva extensivamente, las infusiones de hojas cultivadas pierden un poco de su sabor y propiedades.

Tenemos nuestrrrrros métodos… ¡La mateína no existe, compañeros! Los agentes activos de la yerba mate son cafeína (alrededor del 1%), teobromina y teofilina, similares a los del café, té y chocolate.

Hay investigaciones de la Univ. de Rosario que encontraron que la yerba mate tiene polifenoles, que mejora la densidad ósea y la salud del hueso, lo cual sería muy indicado en osteoporosis relacionada con la edad y la baja del calcio. Bueno… al menos en ratones, por ahora.

¡Cuidado con lo que haya adentro! Habrá que revisar muy bien, porque los requerimientos son bastante estrictos: al menos el 85% del contenido debe ser de hojas secas, rotas o pulverizadas, y no se admite más que un 15% de pedazos más gruesos (la famosa yerba con palo).

Lo que es seguro es que se toma, y mucho. Entre 2018 y 2019 aumentó bastante el consumo, y andamos por los 277.332.014 kilos anuales.

¿Y la espumita de los primeros mates? Dicen que significa “estoy muerto/a por vos” pero… en lenguaje químico es algo parecido al jabón, llamado (suene clarines y pífanos) “matesaponinas” – gran palabra para el Scrabel – que se van lavando con las sucesivas cebadas.

Y hablando de lavar… ¡a experimentar! Agarren un mate – individual, claro – y ceben con agua hirviendo. ¿Es verdad que se lava a las pocas cebadas, o son habladurías de la prensa?

Print Friendly, PDF & Email

Post Author: mauricioalvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...