Juegos Evita: el derecho a divertirse, jugar y hacer deporte

En 1948 una inmensa mujer que jamás será olvidada dió el puntapié inicial que instaló en la historia del deporte argentino la justicia social que le permitió a los pibes tener el derecho a divertirse, jugar y hacer deporte. Los Juegos Evita habían nacido para lograr ese objetivo.

Original en https://twitter.com/Tano2412/status/1181435379469225986

En la primera edición participaron más de 100.000 pibes. Las sucesivas dictaduras oligarcas y sus “democracias” tuteladas por las botas produjeron varias interrupciones pero durante la década ganada Claudio Morresi al frente de la Secretaria de Deportes le dieron nuevo vigor.

Se amplió el número de disciplinas y se incorporó al judo, boxeo, ciclismo, gimnasia rítmica, lucha, taekwondo y tiro. Las sucesivas etapas regionales movilizaron a más de 1 millón de pibes, una verdadera revolución deportiva e inclusiva. El peronismo incentivó el deporte.

Lo convirtió en un instrumento de inclusión. Durante el primer peronismo el fútbol se terminó de convertir en la pasión de multitudes de esa masa que había sido dignificada y colmaba los estadios dando rienda suelta a esa felicidad que implica pertenecer más allá de los colores.
Tantas anécdotas de este periodo tan hermoso. Antes de conocer a Perón, Evita era actriz y posó junto al jugador de Boca Bernardo Gandulla en la tapa de la revista Cine Argentino a finales de marzo de 1941. Era un adelanto de lo que lograrían juntos el General y Evita.
En el 53 se dió una foto histórica e inolvidable en donde Perón se abrazó fraternalmente con el gran Ángel Labruna. Fue el 19/07 antes de empezar el superclásico ante un Monumental repleto por la fecha 12 del campeonato de Primera División de ese mismo año.
En ese mismo superclásico Roberto Rolando y Juan Vairo, ambos jugadores de Boca, tampoco quisieron dejar de tener el privilegio de abrazar al General. Perón lograba que un River – Boca quedará en segundo plano. Su figura todo lo eclipsaba porque ambas hinchadas eran peronistas.
Evita dió el puntapié inicial en un clásico santafesino entre Colón y Unión en la cancha del Sabalero. Había ido el 7/12/47 a inaugurar el Hospital de Niños a Santa Fe y no se quiso privar del espectáculo. La cancha de Colón se llamó “Eva Perón” hasta la llegada de la Fusiladora.
Entre agosto del 52 y Septiembre del 55 la Ciudad de La Plata se llamó Eva Perón y uno de sus clubes decidió agregar orgullosamente al propio el nombre de la eterna capitana. El Lobo se llamó Gimnasia y Esgrima de Eva Perón. En 1952 Gimnasia se consagró campeón de la Primera B.
Para el 50° aniversario de River el 25/05/51 se organizó un partido entre El Millonario y el Torino de Italia en donde River se impuso por 3-1. El General Perón le entregó el trofeo al equipo ganador que tuvo el privilegio de recibirlo de las propias manos del General.
Para finalizar, River sufrió un robo oligarca del que nadie ya se acuerda. En 1952 la AFA creó de manera oficial la “Copa de Oro Eva Perón” en homenaje a su fallecimiento. La copa se le entregaría al club que ganara tres veces consecutivas el campeonato de Primera División.
La otra forma de ganarla era acumulando 5 títulos alternados. River logró el tricampeonato 55, 56 y 57 además de sumar 5 títulos alternados en 6 años. Pero la Fusiladora prescribió también dicha copa que era “oficial” luego de dar el golpe del 55. Otro robo oligarca más.
River fue el legítimo campeón de la Copa de Oro Eva Perón pero el trofeo jamás le fue entregado. Sería un acto de justicia deportiva que la copa se le entregara a su legítimo dueño y además serviría para desagraviar la memoria de nuestra querida Evita Capitana.
Print Friendly, PDF & Email

Post Author: mauricioalvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *