Votar a Cristina, el sentido de no votar a Macri

Primeros 10 días de este 2019, año electoral en Argentina. Las construcciones de sentido desde los medios de comunicación masiva, las redes sociales, “los pasillos” y “la calle”, comienzan a delinear los temas de la agenda. Se publican encuestas de opinión pública, las cuales son analizados por periodistas, consultores, dirigentes e influencers. Se amplifican en discusiones en redes sociales, en las oficinas y hasta encuentros casuales o circunstanciales. La puja, la tensión, es por instalar una agenda y un sentido “común”.

A continuación va una transcripción de lo que parece una entrevista pero es una conversación vía WhatsApp con un amigo.

Antes sugiero algunos artículos publicados con aportes de Jorge Elbaum que pueden servir de marco orientador

2019. Tercios y Cuartos

Apuntes de sociología militante I, II y III

 

Bien, la charla es con Sergio, quien la inicia.

Sergio: Amigo hoy cuando llegué estaba mirando tele y me llamo la atención una pareja que a pesar de no tener trabajo estable o depender de un trabajo del Estado le pelea a la vida y una de las cosas que miré es el contexto de toda la nota. Como cambia el ámbito de tener un trabajo y salir a conseguir dinero con las capacidades que tenemos como individuos. El mundo está cambiando lo veo en las redes.

Ya es común, los jóvenes en las calles, en el metro, en los coles, dando lo mejor a cambio de conseguir dinero, en esos casos.

Mauricio: Los medios como parte del blindaje mediático al gobierno de turno buscan romantizar y naturalizar la pobreza, militan el ajuste, con el objetivo de crear un sentido común, donde el individualismo, la meritocracia y la “cultura del trabajo” es lo que te hace digno, a pesar de que una característica de ser pobre implica no llevar una vida digna sino tolerar vivir con cada vez más carencias y menos oportunidades, en un estado de vulnerabilidad socioeconómica, en medio de la incertidumbre.

Sergio: Pero el mundo está cambiando.

Mauricio: Yo prefiero mirar, sin perder de vista el marco mundial, lo que sucede en la región. Lo que veo es que en estos últimos años hay menos trabajo; que la mayoría de los asalariados experimentan un estado de ajuste permanente por la caída real del salario,  restringiendo hasta los alimentos; que la inflación impacta diariamente haciendo caer el consumo; que la salud (la atención y los medicamentos) y la educación son privativos; que un policía en décimas de segundo tiene el permiso para decidir sobre la vida de otra persona; que la presunción de inocencia es cuestionada hasta por los jueces poniendo así al estado de derecho en la cuerda floja. Sin dudas las decisiones políticas impactan directamente en la VIDA de cada ciudadano. Estoy convencido que no es por acá el camino y que la salida es colectiva.

Sergio: ¿Qué es eso de militar el ajuste?

Mauricio: Googlealo. Te vas a sorprender. Se refiere a publicaciones que hacen un esfuerzo por que no se noten los impactos de los tarifazos, de la inflación y de las medidas tales como los despidos. Esto a partir de supuestos beneficios, modas o recomendaciones de expertos. Por ejemplo “La moda de vivir en espacios reducidos”, “Es mejor ganar un poco menos pero estar ocupado”, “Verano en la ciudad: trucos de maquillaje para simular el efecto bronceado”, “Volver al ventilador”. Y así todas las semanas, seguramente viste el artículo sobre la tendencia del caldo de huesos o el que sugiere regalar cajas de cartón vacías entre los mejores juguetes para niños.

Sergio: Pero eso tiene sentido, es lógico que hay que acomodarse a los tiempos que corren.

Mauricio: Como en el caso de las noticias falsas, conocidas en el mundo como fake news. Tienen una lógica que lo hacen creíble, apoyado en la credibilidad de quienes las difunden. Hace falta revisar titulares de medios hegemónicos previo a las elecciones de 2015 y 2017 para encontrar noticias que luego se confirmaron como falsas, que se viralizaron en las redes sociales y que sirvieron como temas de la agenda electoral, influenciando de cierta manera la opinión de un sector del electorado. Como ejemplo te doy las cuentas secretas de Máximo Kirchner y Nilda Garré. Por supuesto que esto no tiene un uso extrictamente en tiempos electorales, sino fijate en  las operaciones mediáticas para desacreditar a Baradel en base a la falsedad de que no era docente y desviar la atención del legítimo reclamo por paritarias y mejoramientos en los establecimientos educativos.

La utilización de estos recursos, buscan crear sentido, y toman relevancia en tiempos electorales. El consultor Gustavo Córdoba en una entrevista asegura que “La enorme mayoría que va a decidir la elección, va a buscar la información en otros medios. RRSS. El centro de la escena política, se discute y define en Twitter”. Y sobre sentido y Twitter te invito a ver esta nota al respecto:

Cuando se pone en cuestión a los medios y a los periodistas, se disputa la construcción de sentido en una sociedad

Sergio: Es lo que se ve en las redes. Sin ir más lejos, recién recibí estas imágenes en un grupo donde comenzamos hablando sobre el tarifazo en los servicios públicos y la nota publicada en octubre de 2015 en el Diario La Nación titulada Aranguren: si gana Macri la luz será gratis para hogares pobres – https://www.lanacion.com.ar/1833031-aranguren-si-gana-macri-la-luz-sera-gratis-para-hogares-pobres:

Mauricio: Los grupos de WhatsApp, como los muros de Facebook son espacios en el territorio digital que deambulan entre lo público y lo privado. Es decir, están delimitados de manera privada, se constituyen como una zona de confort, sin embargo ingresa, se procesa y fluye lo público. Junto a los medios tradicionales se utilizan para difundir mensajes, con la potencialidad de soportar varios formatos, plataformas y dispositivos, generan conversaciones. Sobre el tema energético hay mucho para hablar, discutir, tratar, desde la matriz energética hasta el precio del gas en boca de pozo, pasando por la prisión (agrego a título personal, política) de Julio De Vido, Vaca Muerta, YPF, Yacyretá etc. Paso para otro día.

Sergio: Es bueno manejar información, hay que comunicar también lo que no se ve. Y decir por qué no se ve. Hoy vemos que hay quienes consumen información todo el tiempo a través del movil y quienes dedican apenas un tiempito. ¿Qué son los territorios digitales?

Mauricio: Para responder primero vamos a definir territorio, para lo cual me prendo de una definición de Pedro Saborido en su libro titulado “Una historia del Peronismo”

Un territorio no se define sólo como un espacio físico: implica hábitos, reglas, lenguajes, estéticas que lo hacen distintos de otros territorios. Esta demarcación del territorio suele mantenerse porque permite dividir los recursos valiosos y evitar enfrentamientos con miembros de otros territorios. Cuando un territorio demarcado por cierta cultura es “invadido” por otras territorialidades, puede resistirse o no. Pero la fortaleza de una cultura puede medirse por el grado de resistencia a esa invación.

Ahora bien, en cuanto al territorio digital cabe destacar que se trata de un terreno que está diseñado bajo una lógica de mercado, ideal para distraer, cuya forma de recepción es individual (a través de dispositivos) y portable (en situación de movilidad), capaz de recepcionar una multiplicidad de mensajes provenientes de una multiplicidad de enunciadores que compiten por la atención del receptor y con una estructura narrativa cerrada no argumentativa, lo que exige comprender para que no sea una barrera.

Sergio: ¿Un territorio donde prima la distracción y el espectáculo?

Mauricio: Así es, prevalece la imagen, lo fugaz por sobre lo argumentativo, y la comunicación política le asigna a la argumentación un rol destacado. Me meto en lo electoral. Este año si no encanan a Cristina, la principal figura dentro de la oposición, cómo pasó con Lula en Brasil, no tienen otra que competir y eso parece que se quiere evitar. Como que parte de la oposición busca sostener el statu quo, Massa, Pichetto, Urtubey, garantizando el rumbo económico a través de “la gobernabilidad”. Así las cosas, las mayorías populares vamos a poner cada vez más el hombro, más desocupados, más enfermos, más pobres, más indigentes. Frigerio en entrevista en Ámbito: “Ojalá podamos tener una oposición con valores similares a los que representa Cambiemos”. Para mí está claro que promociona a este sector de oposición. También puede ser que este tercer espacio aproveche la polarización y crezca como una alternativa competitiva en términos electorales. Aquí va un análisis al respecto: https://www.urgente24.com/284932-schiaretti-massa-lavagna-urtubey-moverse-antes-que-activen-la-grieta

Sergio: Todos los economistas que pasan por Crónica Tv y C5N anuncian el default.

Mauricio: En principio no creo que haya que generalizar sino hacer el ejercicio de individualizarlos. Porque podemos caer en eso de que todos los economistas dan 15-20% de inflación en 2018 y ya con los números cerrados podemos identificar a quienes estuvieron más cerca y más lejos del casi 50% final. Así con todos los números.

Sobre el default, entiendo que hay una posibilidad cierta, en uno o dos años, dependerá de distintos factores, pero es seguro que con los problemas para generar divisas que tiene el país, el parate productivo y de consumo, la dependencia del fondo y la caída tanto en la recaudación como en las inversiones hacen ver al default como una posibilidad, dado el cronograma de vencimientos de capital e intereses al corto y mediano plazo. Entramos en una recesión y si seguimos con un gobierno que ratifica este rumbo con seguridad se va a seguir profundizando. Y ojo, esto significa profundizar la pobreza, la exclusión, la indigencia y la pérdida de soberanía.

Sergio: ¿Otra vez cambiar el rumbo, volver al pasado, o avanzar con una propuesta superadora?

Mauricio: Cuando me preguntan si Macri o Cristina, que son los únicos que tienen la posibilidad cierta, si se presentan, a llegar al ballotage, sin dudar digo Cristina. Quien dice a Macri y pone algún pero como en no querer volver al pasado o habla por otros “la gente no quiere volver al pasado”, claramente prefiere mantener esto, y si no es parte el porcentaje de beneficiados con este modelo que no piensa en las mayorías que menos tienen o tiene algún interés a futuro, o mucho odio, o es un desclasado, o tiene la esperanza en que realmente aparezca una tercera opción.

En lo personal, lo que venga, si es que se da el escenario con un nuevo gobierno, va a ser superador del pasado. Se está trabajando en un frente amplio de unidad donde se disputan liderazgos y se discuten programas de gobierno, pero quienes resulten parte de esa nueva fuerza no tengo dudas que van a encarnar un proyecto superador al anterior gobierno con la carga de restituir las conquistas en materia de derechos y libertades, reestructurar el modelo económico para reactivar la industria, la construcción y demás sectores productivos generadores de empleo y divisas.

Para ello hay que militar, salir de nuestra zona de confort esperando a que otro resuelva sobre nuestra vida cotidiana. Algunos hablan de comerse sapos.

Sergio: Pero Cristina es muy resistida. Mientras sigan con la puesta de imagen de Cristina como corrupta  favorece a Cambiemos. Además ya sufrió una derrota en 2017 en la provincia de Buenos Aires, esto sería uno de los motivos por lo que se estudia desdoblar las elecciones en ese distrito.

Mauricio: Hay que prestar atención y aprender de algunos aspectos que estuvieron presentes en 2015 y en 2017, errores propios y aciertos ajenos. También hay nuevos actores, o no tan nuevos pero con nuevos roles, en nuevos espacios, en construcción, tal son los casos de Olmedo, Urtubey, Pichetto, Espert y Lavagna,Grabois por citar algunos. El tema está en la capacidad de construir un espacio amplio, con un programa de gobierno y con la agenda electoral adecuada, incorporar temas que nos afectan, como colectivo, asignar prioridades, establecer una escala de valores común que a la vez sea flexible, moderna, donde no pueden quedar afuera temas como la pobreza, la salud, la educación, el trabajo, la justicia, la ciencia y la tecnología, la sustentabilidad del sistema de seguridad social, los niños y jubilados los más vulnerables en términos etarios. Hay un deterioro en la calidad de vida de muchos argentinos. Debemos, porque lo entiendo como una obligación, pensar-decir y actuar en consecuencia de un proyecto de inclusión, distinto al proyecto que encara este gobierno nacional. Y hoy uno de los liderazgos en ese espacio es el de Cristina.

No es lo mismo hacer caer la industria, la construcción, el comercio interno, la recaudación, el PBI y a la vez aumentar el desempleo y la deuda, cerrar escuelas y restringir el acceso a remedios; que propiciar la apertura de industria nacional, la construcción a partir de obra pública y privada, promover el consumo interno a partir del sostenimiento del salario y aportes indirectos como subsidios beneficios fiscales, lo que generó empleo y además permitió pagar gran parte de la deuda externa que nos llevó al default en 2001, que posibilitó la creación de escuelas y amplió el calendario de vacunas. Hoy lo podemos comparar.

Hay muchas encuestas que dan ganadora a Cristina, otras dan empate técnico con Macri, indudablemente existe una polarización. Me cruzo con algunos que admiten que votaron a Macri pero no lo votan más, no así con quienes hayan votado a Scioli y ahora tengan la intensión de votar a Macri, ahí se acaba el relato de los que buscan terceras vías. Si el 48,66% que sacó Scioli son 12 millones de votos que van derecho a quien enfrente a Cambiemos en un posible ballotage (tampoco es tan lineal).La mayoría de esos estamos convencidos que Cristina es la única dirigente con capacidad de enfrentar al poder y mejorar la calidad de vida de los argentinos, otros opositores a Cambiemos no pudieron negarse a apoyar leyes aún sabiendo que iban a perjudicar a las mayorías que menos tienen, ya no importan las razones. Se necesitarían en esta hipótesis 400.000 arrepentidos de votar a Macri para ganar.

Para mí Cristina tiene que ser la próxima presidenta, salvo que aparezca alguien de la oposición que pueda ganarle en una PASO, llegar al ballotage y ganarle a Macri, o sea, si no es ella entonces es Macri. Desde ese punto de partida que no dudo en militar por Cristina para corregir el rumbo hacia una Argentina con inclusión.

Sergio: En algunos medios instalan que para Macri lo mejor que le pasa es Cristina. Vemos todos los días en noticieros que hablan de asaltos, vacaciones del cholulaje. Casi nada de inflación, cierres de fábricas y muchas cosas más, es lo que muestran y lo que consumen la gente. Luego se replica en redes y hasta en los almuerzos.

Mauricio: Otra vez generalizando con eso de “la gente”, nosotros somos parte de la gente. Sacate eso de todos o nadie, todo o nada. Serán algunos, nosotros, otros, una mayoría, una minoría. Si dicen que todos los que apoyan a Cristina son K, son chorros, todo fue un negocio y son los culpables de todos los males, hay que marcar el territorio, nosotros apoyamos a Cristina y no somos chorros, y estamos convencidos que el modelo de proyecto nacional y popular demostró ser inclusivo y redistributivo. Hay que argumentar, dar la batalla allí, lo vivimos.

Y sobre la agenda que promueven los medios, te digo que no dejes que otros decidan por vos, ni se arroguen el hablar por otros, ni que te quieran pintar una única realidad. Consultá y recomendá medios alternativos, autogestionados, que propongan otra agenda o al menos otra mirada.

Te dejo con lo que dijo por Twitter Javier Pallero: Aunque creamos que sí y todo nuestro feed de redes sociales nos lo confirme. Si elegimos creer ciegamente, alguien más decidió por nosotros.

Sergio: Dale!!

Print Friendly, PDF & Email

Post Author: mauricioalvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha loading...