Tensiones entre democracia, constitución y la relación con el poder judicial

Por el Dr. Saúl Kuperman

Parto de la convicción que la democracia constitucional, es un oxímoron. En un mismo momento, dos fuerzas que se contraponen producen una dialéctica, de la cual debería surgir una suerte de síntesis que contenga a ambas, pero que a la vez genere una etapa superadora.

La Democracia: Distribuye el poder político entre el pueblo/ciudadanos

#

Constitución: Limita el poder político o la concentración del mismo.

Las tensiones, normales en instituciones de génesis humano, deberán ser resueltas soslayando el “elogio desinformado”, máxime que en los tiempos que discurren en nuestra seudo-postmodernidad, la tendencia se orienta más a una suerte de oclocracia o a los tiempos de “Il Duce”, por lo que es un esfuerzo supremo, diario, inclaudicable y necesario de prevenir los retrocesos (Bolsonaro) y promover los avances basados en dos soportes fundamentales: El fortalecimiento de las instituciones democráticas y la educación con valores democráticos -formación política-. Podemos sumar la participación popular, movilizada y consiente de que los derechos se conquistan y se los mantiene con la presencia de lo que cada teoría resume en: Pueblo, ciudadanía, gente, etc.

Para evitar o mitigar que en ese vaivén del péndulo (Constitución – Democracia), lleve a una democracia ficticia, puesto que las decisiones mayoritarias –la historia nos ha demostrado sobradamente- muchas veces termino cercenando derechos, inclusive los fundamentales, es necesario inclinarlo hacia un sistema constitucional, sopesando los riesgos que ello implica, y que podemos acertadamente cavilar respecto a lo que otrora manifestara el maestro vienes Kelsen y Schmitt: Caer en una democracia jurisdiccional, haciendo de un cuerpo aristocrático como podría ser el poder judicial, pudiendo transformarse insoportable, o lo que sería peor una dictadura de los jueces, y de la cual los argentinos conocemos muy bien.

A modo de corolario: Una democracia constitucional, madura y en proceso del camino de lo ideal, debe resguardar los derechos de las minorías vulnerables o vulnerables, por ende tratando de descular una respuesta a la consigna: Una decisión que afecta a las minorías y/o a sectores vulnerables debieran estar protegidas por el marco constitucional.

Saúl Kuperman

Post Author: mauricioalvez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *